Un fallido allanamiento deja expuesto el accionar de Reflejos y la Policía de Larrea

(Por Ciudad Noticias): El medio «K» , una vez más mostró su falta de profesionalismo a la hora de investigar sobre hechos delicados como lo son, violencia de genero, abusos, venta o difusión de material pornográfico infantil entre otros tantos delitos.

La policía del Jefe Distrital  Diego Larrarea, en una especie de, el «súper mega allanamiento», les facilitó a los medios de esa ciudad el parte de prensa y fotografía del domicilio allanado y expuso a su moradora dejándola como la integrante de un delito muy sensible. Sin embargo, fuentes de la justicia bahiense, afirmaron a éste sitio, (CN), que el resultado  del Grupo Táctico Operativo a cargo del operativo arrojó resultado negativo.

REFLEJOS: con el » copie y pegue» sigue dañando a inocentes

«Allanamiento por distribución de imágenes de abuso infantil», el falso titulo del medio «K;

Son reiterados los hechos donde éste medio que se ha servido económicamente con la ex gestión Corvatta y bajo ordenes del abogado del diablo Diego Marezi, han publicado delitos inexistentes, en tanto que los que sí ocurrieron eran tapados porque en algunos de ellos, se veían involucrados ex funcionarios del Frente de Todos.

En principio, es verdad que la mujer fue aprehendida  por la policía de Larrea, pero recuperó la libertad de inmediato debido a que la fuerza de la bonaerense, encontró un arma de fuego que no era de ella y que luego, en la misma dependencia policial, se habría acercado el propietario quien al parecer la tenia registrada. Ahí se le dio intervención UFIJ Nº 20 que nada tiene que ver con hechos de delitos sexuales. Para esos casos, funciona la  UFIJ Nº 15.

Presunta difusión de imágenes de abuso infantil:

El allanamiento fue principalmente por éste pedido de la justicia donde por el momento se podría afirmar que fue negativo más allá que habrían incautado dispositivos móviles para ser peritados.

La persona que sería del sexo masculino, no fue encontrada  en ese domicilio «escrachado» a pedido de la policía por la mayoría de los medios pigüenses.