Tormenta de Santa Rosa, ¿mito o realidad?

A finales de agosto esperamos uno de los eventos meteorológicos más famosos: “la tormenta de Santa Rosa”. Pero, ¿es un mito o realmente sucede?

El 30 de agosto es el día de Santa Rosa de Lima, y, según el dicho popular, alrededor de esta fecha ocurre una tormenta intensa. Pero ese “alrededor” no está fijo, y según la conveniencia del creyente, puede ser una tormenta que ocurre unos 3 o 4 días alrededor del 30 de agosto o unos 15 días antes y después de esa fecha. Lo cierto, es que como este límite no está del todo claro, cualquier tormenta entre agosto y septiembre podría ser “la de Santa Rosa”. Por ese motivo decidimos ponernos un poco más estrictos y fijar algunos parámetros para analizar la frecuencia del popular fenómeno.

Antes de comenzar, es necesario aclarar algunos conceptos. Según el glosario meteorológico de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), para que haya tormenta tiene que haber actividad eléctrica. Una lluvia sin la presencia de descargas bruscas de electricidad atmosférica acompañadas por un resplandor (relámpago) y un ruido (trueno), no clasifica como tormenta.

Ahora bien, las tormentas se asocian a nubes denominadas convectivas (cumulonimbus) las que, generalmente (aunque no siempre), generan precipitaciones intensas en forma de chaparrón de lluvia o, en ocasiones, de nieve o granizo, así como también vientos fuertes.

Cuestión de región, condiciones y época

En regiones como la Patagonia no es común tener la formación de tormentas, así que la frecuencia de Santa Rosa es muy baja. Algo similar ocurre en Noroeste Argentino (NOA), donde la época está marcada por la estación seca y predominan los días despejados y con mucho sol.

Donde sí es frecuente la generación de tormentas en esta época es en el centro y noreste argentino. Desde mediados y finales de agosto, la atmósfera es sometida a cambios en su circulación debido a la proximidad de la primavera, lo que favorece la presencia de aire cálido, más humedad y condiciones propicias para su desarrollo. Eso sí, aunque popularmente se espera que la tormenta de Santa Rosa sea más fuerte que cualquier otra, no hay evidencia de que esto sea siempre así.

Para realizar estas estadísticas, se decidió tomar como referencia la información del Observatorio Central Buenos Aires (OCBA), que posee una base de datos de más de 100 años y se encuentra dentro de la región de nuestro país en donde las tormentas no son atípicas. Consideramos los datos del 25 de agosto al 4 de septiembre (5 días antes y después de Santa Rosa) desde 1906 hasta 2020.

Luego, contabilizamos, para cada año, la cantidad de días consecutivos con tormentas y la lluvia acumulada.  En caso de registrarse más de un evento de tormentas en los 10 días considerados, se contabilizó solo el que dio lugar a mayor cantidad de agua caída.

El resultado del análisis demostró que, en los 115 años de registro, en 64 oportunidades (55% de los casos) se produjeron tormentas en esas fechas, aunque no siempre estuvieron asociadas a precipitaciones intensas y/o abundantes.

¿Llega Santa Rosa este 2021?

Al menos hasta el lunes 30, las condiciones de buen tiempo y ascensos de temperatura van a predominar en gran parte de la zona central y norte.

Pero a partir del martes 31, se espera que un frente frío comience a generar precipitaciones en forma de chaparrones y tormentas, en el norte patagónico y la provincia de La Pampa. Este sistema va a continuar desplazándose hacia el este en el transcurso de ese día, y entre el final del martes y la mañana del miércoles, la “tormenta de Santa Rosa” podría llegar a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y al sur del Litoral.

Fuente: Servicio Meteorológico Nacional (SMN)