Reaparece la variante delta: la cantidad de casos creció 35 %

El incremento se observó entre el 13 y el 27 de septiembre. Hay preocupación entre las autoridades, en medio de una flexibilización de las actividades.

La variante delta del coronavirus dejó de ocupar hace rato la primera plana de los medios o tener una preponderancia fuerte en la agenda periodística. De hecho, en Bahía Blanca ya casi recuerda el estado de alerta que se vivió en la ciudad al conocerse la aparición de un caso, hace casi dos meses.

De a poco, conforme avanza la vacunación con las segundas dosis, cae el número de fallecimientos y de nuevos casos de COVID, y la gente va cayendo en una suerte de relajo generalizado, con gran parte de las actividades que ya se pueden realizar en forma casi normal o –al menos- con un aforo por demás interesante.

Por el contrario, las autoridades sanitarias ven esta situación con cierta preocupación, entendiendo y advirtiendo que la pandemia está lejos de estar terminada, que esta enfermedad llegó para quedarse y que, por un buen tiempo, será necesario seguir inoculándose contra ella, como habitualmente ocurre con la gripe.

 

¿Qué es la variante mu?

Y que, por si fuera poco, la variante delta no es solo un mal recuerdo.

Sin casos nuevos en la ciudad desde aquel lejano 25 de agosto, la realidad a nivel nacional indica que aunque la cantidad de positivos por esta cepa no parece aumentar en forma importante, al traducirse en porcentajes la preocupación vuelve a aparecer.

De acuerdo a un informe del ministerio de Salud de la Nación, en las últimas dos semanas, los casos de COVID atribuidos a la variante delta aumentaron un 35 por ciento, en plena flexibilización de actividades.

El documento señala que el 13 de septiembre último, se había identificado un total de 415 positivos de la cepa, número que al lunes 27 ya había crecido a 561. Lo peor de todo es el desconocimiento de la procedencia de una buena parte de estos: se sabe que 462 son casos importados, pero los restantes 99 no saben de qué manera se contagiaron.

Desde la Nación ya reconocieron que estos índices son preocupantes, pero también confían en el avance de la campaña de vacunación: en estos momentos, casi 30 millones de personas ya cuentan con la primera dosis y poco más de 23 millones ya tienen el esquema completo. El problema, se explica, no es la mortandad, pero sí el nivel de contagio con que cuenta la cepa: qué tan cerca se está de su circulación comunitaria.

Este incremento del 35% en el número de casos de delta se da en un momento en que se desde el gobierno se están habilitando cada vez más actividades y flexibilizando algunas reglamentaciones, como el uso obligatorio del barbijo al aire libre –siempre que la persona se encuentre sola-, la habilitación de eventos masivos al aire libre, la realización de espectáculos con aforo, la apertura de locales bailables y el turismo, entre otras.

Además, en un par de semanas quedará sin efecto el cupo diario de argentinos que ingresan del exterior, una medida que se había tomado hace algunos meses para retrasar el ingreso de la variante delta a la Argentina.

FUENTE: LA NUEVA