Notararigo pidió a la sede regional del Ministerio de Trabajo que intervenga para suspender el paro en la comuna

El intendente de Saavedra, Gustavo Notararigo, pidió a la sede regional del ministerio de Trabajo en Coronel Suárez que intervenga en el conflicto que mantiene con un sector de los empleados municipales nucleados en el Sindicato de Trabajadores Municipales (STM) por una recomposición salarial antes de finalizar el año.

Los trabajadores están desarrollando una medida de fuerza desde el viernes 6 de este mes. Exigen un 10% de aumento para cerrar el año, mientras que el Ejecutivo le ofrece ofreció un 5% y ambas partes se mantienen irreductibles en sus posturas.

“El diálogo viene desde hace unos días. Se nos demandaba un 10%, nosotros pedimos hacer un análisis de situación como correspondía, porque desde el primer día tuvimos este inconveniente, desde antes de asumir prácticamente”, afirmó en referencia a que la medida de fuerza se inició el 6 de diciembre, y el traspaso de mando se hizo el 10.

“Hicimos un análisis de todos los números, de cómo estaba el municipio y realmente se nos hacía hasta dificultoso ofrecer este 5 %”, acotó y puntualizó que los municipales en el curso del año “tienen un 47% de aumento acumulado este año y con ese 5% llegábamos al 55% y cubríamos las expectativas de inflación”, y también que a principios de año se les había otorgado otro 10% como recomposición salarial con lo cual el acumulado en el 2019 asciende a 62,5 % sin el último porcentaje que está en discusión.

“Creo que era una buena oferta. Más allá de las condiciones en que se encuentra el municipio”, señaló y destacó que buscaban alternativas “siempre en un diálogo permanente, sin dejar un día de hablar”, pero “no es una cuestión de empeñar un municipio, que de cara a lo que viene y en este momento actual tiene dificultades y esto lo ha dicho el propio gremio”.

“Entonces nosotros de ninguna manera podemos ofrecer lo que no tenemos, creo que es una cuestión de responsabilidad y más allá de los esfuerzos, de dejar afuera de ese 5% a los funcionarios, y que eso se vuelque a los empleados con más dificultades, de menores categorías y de convertirlo en un bono y no se pudo llegar a un acuerdo lamentablemente”, afirmó y agregó “no sólo nos debemos a los trabajadores municipales, sino también nos debemos a la gente, nosotros fuimos votados para gobernar el distrito de Saavedra y dentro del distrito estamos todos, y en ese sentido lo hicimos con absoluta responsabilidad”.

Y aunque manifestó que no le gustaba comparar la situación con distritos vecinos, “pero sí tiene que tener una comparativa, y en esa comparativa el distrito de Saavedra está muy bien en cuanto a los sueldos, obviamente yo no discuto los pedidos… pero no habrá otra oferta”.

“Lo primero que hablé con el gremio fue la forma en que íbamos a encarar la negociación, y yo les dije: no se van a encontrar con un gitano enfrente sino con alguien que va a analizar la situación y les va a decir lo que tiene, y en serio, porque no quiero manosear a la gente, nos merecemos respeto”, acotó en relación a que el ofrecimiento del ejecutivo no varió.

“Esta mañana hicimos un intento más y no se pudo llegar a un acuerdo, mirando a enero del año que viene, y tomamos la decisión de comunicarlo a la Subsecretaría de Trabajo, y lo hicimos porque uno también tiene una responsabilidad por sobre lo que pasa en la calle, yo la verdad que no quiero que haya conflictos entre la gente del distrito, uno ve un nivel de agresión muy grande por las redes sociales que la verdad que me inquieta, me duele como intendente del distrito, tengo que tener una responsabilidad también, tengo que cuidar al gremio y a la gente, y en ese sentido la herramienta válida que tenemos para buscar otro canal de negociación, de diálogo, era la conciliación, ya lo comunicamos al gremio de la acción que iniciamos, pero siempre en la búsqueda de un acuerdo, de un encuentro, de una posibilidad de diálogo y de la no disputa”, señaló y que si bien recibió esta mañana a los autoconvocados “no quiero más gente en la calle y quiero gente en diálogo”. (Agencia Pigüé)