Murió el folklorista César Isella

El cantante y compositor tenía 82 años. Tenía una extensa trayectoria en el mundo del folklore. Fue padrino musical de Soledad Pastorutti.

El músico y compositor folclórico César Isella murió hoy a los 82 años por un problema cardíaco. El artista salteño tenía una cardiopatía severa producto de tratamientos a la que fue sometido en 2012 para curar una enfermedad.

A mediados del año pasado había estado internado en el Instituto Cardiovascular de Buenos Aires en grave estado. «Está luchando por su vida», comentaron sus allegados en ese momento, al tiempo que sus colegas organizaron un homenaje bajo la consigna #FuerzaCesarIsella» cantando en Instagram dos de sus canciones más populares, «Canción de todos» y «Canción de las simples cosas».

Isella fue parte del conjunto Los Fronterizos, impulsó la carrera de Soledad Pastoruttiy representó en la década del 60 una apertura hacia Latinoamérica bajo los ideales del Manifiesto del Nuevo Cancionero.

El cantante se exilió en 1976 y regresó a la Argentina en 1983. En los años 90 retomó su carrera y descubrió a Soledad. Además, dirigió durante tres años la «Peña Oficial» Festival Nacional de Folklore de Cosquín, en la que incorporó a artistas jóvenes.

El 25 de septiembre de 2012, fue nombrado Embajador de la Música Popular Latinoamericana por la Secretaria de Cultura de la Presidencia de la Nación.

Su pelea con La Sole

Isella fue el representante de Soledad Pastorutti durante siete años, pero la relación no terminó nada bien. El músico le ganó un juicio y luego ella tomó revancha. El año pasado, revisó cuentas, contrató a uno de los mejores estudios en lo Civil y Comercial y pudo recuperar cinco millones de pesos.

El juicio lo inició él por incumplimiento de contrato. En 2002 firmaron la renovación de la relación profesional, él como manager y ella como cantante, extendiéndolo un año más. Pero los Pastorutti decidieron abandonar el contrato, por lo que él fue a la Justicia en 2003.

“Ellos se fueron para Arequito y no supe nada de ellos. Comencé a llamarlos para hablar y no me atendieron; entonces esperé siete meses para iniciarles el juicio que acabo de ganar”, comentó en ese momento.

Sobre la carrera de La Sole, contó: “Les puse condiciones muy severas porque ella cantaba mal, tenía nódulos en la garganta y era una changuita de 15 años. Había que formarla y educar su voz. Le busqué la mejor fonoaudióloga y comenzamos a trabajar. Fueron siete años maravillosos, viajamos por el mundo, editamos discos e hicimos 27 funciones en el Gran Rex de Buenos Aires».