Mientras un reciente integrante de Gran Hermano pasa un mal momento, Romina invitó a otros exparticipantes a su casa

Tras el enorme éxito de rating que tuvo el regreso Gran Hermano (Telefe), los recientes integrantes del popular reality tratan de capitalizar su momento de fama tras la exposición que les dio el popular programa. Sin embargo, no todos están en una buena posición económica, y mientras un exparticipante está pasando un mal momento, Romina Uhrig invitó a otros compañeros de la casa a una «piyamada».

El jugador de Gran Hermano que está atravesando una compleja situación económica es Juan Reverdito, quien en el programa Mañanísima (Ciudad Magazine), se sinceró sobre su trabajo como taxista: “Estoy complicado y poniéndole el pecho a todo esto. No estoy bien. La calle está difícil y el auto que yo tengo es mitad mío y mitad de mi ex”.

Luego, el exparticipante de Gran Hermano agregó: “La mitad de lo que gano se lo tengo que dar a ella. Me estoy yendo 06:30 de la mañana y vuelvo a las ocho de la noche y trabajo de lunes a lunes 14 horas por día. Con el taxi hago 13 lucas pero de ahí le saco 5 mil de nafta porque mi auto no es a gas, más la comida y rezar que no se rompa nada”.

JUAN REVERDITO, EL EXPARTICIPANTE DE GRAN HERMANO QUE ESTÁ EN UNA COMPLICADA SITUACIÓN ECONÓMICA. FOTO: CAPTURA TV.

A diferencia de otros exintegrantes de Gran Hermano que tienen propuestas de trabajo en el mundo artístico, Juan se lamentó: “En teoría tengo dos años de contrato pero no tengo ninguna oferta laboral ni nada. Hoy no hay nada vinculado a ellos que me genere ingresos. En tres meses nunca me tiraron un centro y lo poco que hice fue para mí. Si no te llaman es muy difícil que te conozcan. Yo vivo día a día. Algunos chicos hicieron publicidades por 700, 800 lucas. Yo cero”.