Malestar por el envenenamiento de animales silvestres en nuestro distrito.

Con fotos incluidas, una persona manifestó su enojo ante la gran cantidad y variedad de animales envenenados.

“Contradictorio: En mi recorrido, en la entrada a un campo había un cartel que decía que no se podía cazar, sin embargo en ese mismo campo y con veneno, no dejan vivos animales o aves que coman carne, carroñeros. Hasta me dio miedo de tocar ese huevo de Ñandú, por si tenía estricnina. Me duele porque no quedaran en ese sector gatos monteses y de pajonales, había peludos colgados y hasta me pareció resto de un ñandú, no comparto para nada el comportamiento del dueño del campo. Pero ni me molesto en hacer la denuncia, si no van presos los que asesinan humanos, que puedo esperar de los que maten animales silvestres. Esto tenía otra solución, si le molestan los gatos, se los puede atrapar con trampas -jaulas, y soltar a larga distancia, no regresaran a ese sector”.