Laguna de Darregueira;”No se trata de glifosato ni de otros agentes agroquímicos, como se había dicho apenas conocidas las imágenes”.

Se vienen dando varios casos en Patagones, Adolfo Alsina y Puan, en espejos de agua con alto componente salino.

Que la falta de lluvias de importancia viene causando varios inconvenientes en la zona en los últimos meses no es ninguna novedad; sin embargo, lo que sí ha generado controversia, asombro y preocupación en los últimos días es la coloración rosácea que han tomado diversas lagunas del sudoeste bonaerense.

Si bien el principal foco de preocupación se dio en Darregueira, donde rápidamente se tomaron muestras para descartar una posible contaminación de las aguas por causa de agroquímicos, las imágenes se vienen repitiendo en distintos lagos de la zona que, en todos los casos, cuentan con un importante contenido salino. El mismo fenómeno también se observa en algunas salinas.

Las imágenes se han repetido en lugares tan distantes entre sí como el salitral El Algarrobo, en Patagones; la laguna La Paraguaya, en Adolfo Alsina, y la laguna Darregueira, en Puan.


Salitral El Algarrobo, en Patagones.

Esta última fue el caso testigo de la polémica. Rodeada de campos, a unos pocos kilómetros de la ciudad, en cercanías al aerogenerador de la Cooperativa Eléctrica local, este espejo de agua no se utiliza ni como lugar de esparcimiento ni como toma de agua para consumo humano, aunque sí se utiliza como desagüe cloacal.

Para evitar conflictos y que el hecho terminara desvirtuándose, desde el municipio de Puan se llevaron a cabo estudios en forma inmediata. La primera conclusión: no se trata de glifosato o de otros agentes agroquímicos, como se había dicho apenas conocidas las imágenes.

“Se trata de condiciones naturales -resumió la jefa de Medio Ambiente puanense, Iziar Sigismondi-. Esta es una laguna cerrada, de eutrofización con alta concentración de materia orgánica, sobre todo en épocas en que baja el agua por la sequía. Esto hace que crezcan bacterias naturales que le dan esa coloración”.


La laguna Darregueira también tiene una coloración rosácea.

Según la funcionaria, el estudio apuntó a determinar si la coloración del espejo de agua podía deberse a causas humanas, hecho que descartó de plano. Este hecho, resaltó, es característico en espejos de agua con alta concentración salina.

“No nos quedamos con una muestra solo natural, sino que quisimos saber si podía haber un factor humano detrás de todo esto. Glifosato no es, porque esa no es la forma en que se presenta”, aseguró.

Según Sigismondi, lo ocurrido en Darregueira se ha dado en otras lagunas de la región, como la de Puan, donde también se toman muestras para descartar la presencia de agentes patógenos.

 

A causa de la eutrofización

Un informe la comuna puanense señaló que el “cambio de color de determinados cuerpos de agua es un fenómeno muy común en la naturaleza: se trata de la eutrofización del agua”.

“Este concepto -remarca el documento- hace referencia a la proliferación masiva de organismos debido a un aumento en la concentración de nutrientes. En pocas palabras, en el agua se produce un aumento de los alimentos que a su vez provoca un incremento en los organismos que condicionan las características del agua como el color o la turbulencia, entre otros”.

Este fenómeno, se aclara, se nota aún más en los cuerpos de agua cerrados, como lagos, piscinas o estanques.