El Gobierno no informó cuántas ofertas tuvo en la licitación para financiar el bono Dual y crece el enfrentamiento con los grandes fondos

Luego del mal paso de la semana pasada, con una canje que apenas consiguió una aceptación del 10%, existía una chance real de un traspié en la nueva licitación de bonos para salir a rescatar este jueves el bono Dual. Y sucedió. Aunque no trascendieron detalles de las propuestas recibidas, el Tesoro decidió declarar desierta la colocación. Así se enfrenta a la disyuntiva de cumplir con el pago de más de $ 95.000 millones el jueves o finalmente optar por “reperfilar” el título, que sería un fuerte retroceso en la estrategia de armar una nueva curva de rendimientos en pesos.

Si el título se paga, no necesariamente esos pesos deberían generar un salto del dólar o más inflación. El Banco Central tiene los instrumentos para absorber pesos, pero para eso seguramente tendría que aumentar las tasas de interés para no quedarse a mitad de camino. Esto implicaría dar marcha atrás con una de las principales políticas que decidió llevar adelante el Gobierno desde que asumió el 10 de diciembre. Bajar la tasas de las Leliq fue uno de los principales “caballitos de batalla” de Alberto Fernández durante la campaña electoral.

El propio Presidente quedó atrapado en su discurso, ya que la semana pasada aseguró que “ni loco” pensaba emitir para pagarle a los acreedores. Dio a entender así que en caso de no poder conseguir el financiamiento suficiente optaría por refinanciar el próximo vencimiento en pesos, que se produce en 48 horas.

A una tasa BADLAR más 400 puntos básicos, para los inversores implica aceptar un rendimiento inferior al 40% anual en pesos para una inversión a un año. Prácticamente por debajo de la inflación esperada, es decir un rendimiento negativo y en medio de toda la incertidumbre relacionada con el canje de deuda. Por lo tanto, tampoco está claro qué puede suceder con el tipo de cambio como para arriesgar en una colocación tan larga en pesos.

 Entre la baja de la tasa de interés y la actitud beligerante de los fondos extranjeros ya venía muy complicada la licitación de bonos en pesos. Ahora el Gobierno deberá decidir si paga el bono Dual el jueves por $ 96.000 millones o “reperfila” el vencimiento.

Pero otro aspecto no menor es que entre los principales tenedores de bonos hay inversores extranjeros de primera línea como los fondos Templeton y Black Rock. Es posible que luego de haberse “tragado el sapo” de haber comprado un bono en pesos en medio de la crisis argentina ahora sólo quieran pasarse a dólares y no seguir posicionados en activos en moneda local. En ese caso, no hubiera alcanzado ningún nivel de tasa para convencerlos de refinanciar.

Nosotros siempre informábamos cuántas ofertas recibíamos, aún cuando no se aceptaran todas. Pero ahora directamente no se dio esta información, por lo que es mucho más difícil sacar conclusiones sobre qué sucedió”, señaló a Infobae un ex funcionario del anterior equipo económico.

“Los fondos internacionales ya se van preparando para lo que viene, que es una renegociación de deuda agresiva por parte del Gobierno”, consideró otro fund manager local. No es casualidad que primero haya sido Fidelity quien bloqueó la propuesta de Axel Kicillof de aplazar el pago de un bono de la provincia. Y ahora son Templeton y Black Rock los que habrían tomado una decisión similar. Antes, ya habían perdido fortunas por haber apostado por activos argentinos.

Ahora le toca mover al gobierno. Tendrá dos días para decidir si finalmente paga el bono al vencimiento y luego el Central saca la aspiradora o finalmente se va a un nuevo “reperfilamiento”, que provocaría un impacto negativo en la actividad económica y en las necesidades de financiamiento de corto plazo de las empresas.

FUENTE: INFOBAE