El Gobierno de facto de Bolivia amenazó a la delegación argentina encabezada por Juan Grabois

El ministro de Gobierno de la autoproclamada presidente Jeanine Añez no tuvo reparos en amenazar a la delegación que encabeza en ese país el dirigente Juan Grabois.

El Ministro de Gobierno de facto, Arturo Murillo, amenazó públicamente este viernes a la Delegación Argentina en Solidaridad con el Pueblo de Bolivia que llegó ayer a Bolivia. Murillo, designado por la autoproclamada presidenta Jeanine Añez aseguró que la policía los detendrá si intentan “hacer sedición o terrorismo”.

Al llegar al aeropuerto de Santa Cruz de la Sierra, Juan Grabois y otros dirigentes que encabezan la delegación argentina fueron hostigados y violentados por defensores del golpe de Estado que llegaron hasta el aeropuerto con el único propósito de amedrentarlos ni bien pisaran piso boliviano.

Varios integrantes de la delegación fueron separados de ella, demorados y sometidos a un interrogatorio innecesario y hostil, según denunciaron desde la Argentina. De hecho necesitaron de la ayuda de un cónsul argentino en Bolivia para poder llegar a la ciudad de La Paz.

El ministro de Gobierno de facto, Murillo, afirmó en declaraciones televisivas: “Recomendamos a los extranjeros que están llegando al país como mansas palomitas que anden con cuidado, los estamos mirando, los estamos siguiendo”, declaró la autoridad. Y siguió “en el primer paso en falso que den tratando de hacer terrorismo y sedición se la van a ver con la policía”.

En los próximas días la delegación trabajará con las familias víctimas e instituciones civiles y de la iglesia católica para elaborar un informe sobre la situación de los derechos humanos en Bolivia que luego presentarán ante organismos internacionales de Derechos Humanos. Se irán presentado resultados parciales durante la estadía.

“El mercosur tiene una carta democrática frente a la cual vamos a exponer las violaciones a los derechos humanos en Bolivia que son sistemáticas: hay muertos, heridos y desaparecidos. Necesitamos que los órganos internacionales no respondan a intereses políticos sino a la defensa de la democracia”, advirtió Grabois.

Y agregó: “Esta delegación no debería ser objeto de molestia de nadie si realmente no tienen nada que ocultar como dicen, por lo cual no se entiende el hostigamiento y amedrentamiento que estamos recibiendo. Hacemos responsable al Gobierno de facto Boliviano de cualquier cosa que pase con nuestra seguridad”.

Grabois aclaró también que la delegación está compuesta tanto por simpatizantes de Evo Morales como por personalidades críticas de la gestión del líder del MAS.

Participan de la delegación que encabeza Grabois, Marisa Llanos Cruz y Marianela Navarro (FOL); Gabriela Carpinetti, abogada y referente del Frente Patria Grande; Pablo Graciarena (Xumek); Cristina Livitsanos (AAJ); Roberto Carlés (Secretario Asociación Latinoamericana de Derecho Penal); Pablo Pimentel (APDH La Matanza); Daniel Catalano (Secretario General ATE CAPITAL); Leo Perez Ezquivel (APDH); Ismael Jalil (CORREPI); Carlos Zaidman (Asociación Ex Detenidos y Desaparecidos); Mario Andrés López (APDH Nacional); Juan Monteverde (Consejal Rosario); Luis Arias, ex juez de La Plata; Natalia Zaracho, trabajadora de la economía popular; Federico Fagioli, referente territorial y Victoria Freire, directora del Observatorio de Género y Políticas Públicas, entre otros.