El dolor de Eugenia Quibel, la última compañera de Gerardo Rozín

Estaban juntos desde hace 6 años, y mucho de ese tiempo lo compartieron en Morfi. Los fines de semana los pasaban en Benavidez, cerca del agua.

Gerardo Rozín murió en Capital Federal, en la noche del viernes 11 de marzo. A su lado estaba Alejandra Quibel, su última pareja, quien lo acompañó en la vida en los momentos más dolorosos frente a la maldita enfermedad contra la que luchó.

Quibel formó parte de las decisiones finales de la familia, que el martes pasado decidió que “deje de sufrir y que se vaya cuando pueda a un lugar mejor”, como contaron, tras pelear durante dos años contra un tumor.

Gerardo y Quibel se conocieron en la radio, pero llevaron ese amor a la tele. Ella era la locutora de Morfi, y en el aire se notaba ese flechazo. Comenzaron a salir en 2015, pero siempre lo hicieron con respeto y lejos de las cámaras. El blanqueo grande de la historia de amor fue en 2019, cuando fueron a ver a La Sole al Movistar Arena.

Los posteos en las redes son muchos, y casi todos en una laguna, en la zona de Benavidez, donde la pareja disfrutaba de ir con sus hijos a descansar el fin de semana después de trabajar. “This is us”, escribió ella, haciendo alusión a la premiada seria americana que lleva el mismo nombre.

LA ULTIMA SALIDA JUNTOS FUE A VER A LA SOLE.

Quibel fue elegida por Rozín para que sea la voz de Morfi, en Telefe, y allí terminaron de sellar su amor. Ella, como no podía ser de otra manera, lo acompañó en sus momentos más complicados.

Uno de los últimos posteos de Rozín en sus redes fue para ella: “Solo un momento… Es una mirada y saber», le escribió, citando una conocida canción de Vicentico y dejando ver que ella era todo para él.

EL ROMANCE DURÓ SEIS AÑOS.

No fueron padres en esto el tiempo que duró el romance: ella era mamá de Emilia y él, en tanto, había tenido a Pedro y Elena.