Coronel Suárez: en medio de una fuerte polémica y reclamos, se adjudicaron 100 casas del programa Techo Digno

Vecinos denunciaron que recibieron una casa personas que ya tienen una propiedad o que no son del distrito. «Se hizo todo respetando la ordenanza votada por todos los bloques”, aseguró María Antonia Urruti, subsecretaria de Desarrollo Social, junto a la jefa de Viviendas, Carla Capuselli.

María Antonia Urruti (der.), subsecretaria de Desarrollo Social, junto a la jefa de Viviendas, Carla Capuselli.

   A raíz de las graves irregularidades que denunciaron vecinos de Coronel Suárez en relación con la adjudicación de 100 viviendas del plan Techo Digno, el municipio confirmó que hasta el 23 de este mes mantendrá abierto un registro de impugnación.

«Las familias que consideren necesario oponerse a la adjudicación de una vivienda a alguna familia pueden venir a denunciarlo a la oficina de Viviendas, de 6 a 14, donde habrá un libro de actas. Luego se evaluará si corresponde o no la adjudicación”, señaló la responsable de esa cartera, Carla Capuselli,

Tanto la funcionaria como la subsecretaria de Desarrollo Social, María Antonia Urruti, negaron que el proceso de adjudicación de las unidades haya sido poco transparente, como denunciaron algunos vecinos. Indicaron que una muestra de ello es que la nueva administración municipal será la encargada de analizar las impugnaciones y hacer la evaluación final de la adjudicación, para la cual se habían anotado 900 familias.

Urruti explicó que la adjudicación se hizo en base a una ordenanza que fue aprobada en 2017, por unanimidad, «que brinda los parámetros para poder adjudicar planes de vivienda». También señaló que las inscripciones se abrieron en 2015 y, en base a ese listado y la encuesta social que se hizo, se fueron otorgando puntajes.

Capuselli precisó que esa ordenanza establece, como requisito indispensable, 7 años de residencia ininterrumpida en el distrito.

También mencionó que el 30% de las viviendas deben destinarse a familias que tengan trabajo registrado o una jubilación o pensión; el 20%, a familias sin trabajo en blanco registrado; el 40%, dividido en partes iguales, a empleados municipales, familias monoparentales, mujeres víctimas de violencia, familias con un integrante con discapacidad; y, el 10% final, a quien lo disponga la subsecretaría de Desarrollo Social.

“Entendemos que hay 100 casas para entregar y que hubo 900 familias anotadas, lo que implica que 800 familias pierdan la esperanza de que este plan los beneficie. Están dolidas, angustiadas, y lo entendemos», sostuvo Urruti.

«Lo único que pedimos es transparencia»

Tras conocer los resultados de la adjudicación, un nutrido grupo de vecinos se manifestó en el hall de acceso a la municipalidad.

“Vinimos pacíficamente a pedir transparencia. ¿Dónde está el puntaje acá? Hay gente anotada (en la lista de adjudicatarios) que tiene casa de barrio”, denunció Soledad Cabrera, una de las manifestantes.

“Hay gente anotada ahí que tiene casa propia, que tiene casitas de barrio. Hay gente que ni siquiera vive en Suárez. Y también hay gente que realmente la necesita y estamos por eso contentos. Pero hay gente a la que le tocó una casa y ya tiene casa propia, e incluso la Municipalidad la ayuda con la luz y el gas. Nunca hicieron un censo, nunca fue la asistente social a vernos. Estoy anotada desde hace 13 años, desde el Plan Federal 1”, agregó.

Otros vecinos señalaron que desde la comuna los instaron a hacer la denuncia, pero dijeron que no cuentan con las herramientas para hacerla.

«¿Cómo hacemos? ¿Le golpeamos la puerta a la gente, los grabamos? Ellos (los funcionarios) son los que tienen que ir a corroborar”, disparó una mujer.

Javier Steimbach dijo que vive en un garage sin revocar, y sin embargo tuvo que soportar que le toque una casa «a gente que agarró herencias”. Otros también dijeron sentirse «discriminados».