Con la palta a otro lado: la China Suárez confirmó que se separó de Vicuña

Se acabaron los rumores: la China Suárez y Benjamín Vicuña están separados. Cada uno tomó su motorhome y ya transita por caminos distintos, tal como se rumoreaba. Fue la propia actriz argentina la que lo confirmó: “Estamos separados en este momento, no es algo definitivo ni mucho menos, tenemos mucho amor y una familia linda, ensamblada, hermosa”.

La China, que se encuentra en Estados Unidos junto a sus hijas Magnolia y Rufina, habló con el programa de Ángel de Brito para desterrar los comentarios y por primera vez anunciar públicamente que la cosa con el chileno no funcionó.

“Nuestros hijos se aman y tenemos a Magnolia también, estamos separados, pero nos tenemos mucho amor así que no sabemos qué puede pasar el día de mañana. Fueron muchos años y cosas que quedan en la intimidad, yo nunca conté muchas intimidades y Benja tampoco. Hay mucho amor y cuando hay amor todo es posible, solo hay que sentarse a hablar y barajar”, sostuvo Suárez, que además agregó: “fue todo en paz, hablado y sin conflictos».

Luego le preguntaron acerca de la actriz española que elogió al ahora su ex novio, a lo que dijo: “Lo hablé con él. Ella no sabía que en Argentina se habla mucho de Benjamín y de mí”. Asimismo dejó en claro que “no hubo terceros en discordia” y que la relación fue “hermosa, de respeto y cariño. Los dos hablamos, dijimos ‘¿qué está pasando? ¿qué hacemos con esto?’, él tiene carácter, pero también es más grande y vivió muchas cosas y tiene más templanza. Él me enseñó a estar en familia, éramos Rufina y yo, y de golpe pasamos a ser un montón, los hijos de él la aman a Rufi y Rufi a ellos. Hay que aprender a convivir, a ceder y a pactar muchas cosas y aprender el amor a los hijos ajenos, que me han hecho crecer mucho”.

Además sostuvo que a Vicuña “lo adoro, es un padrazo y hay muchas cosas que tenemos que hablar. Me cuesta demostrar cuando estoy mal, siempre soy la que puede con todo y cuando tenés hijos no te queda otra que estar bien, pero fue todo muy hablado y fuimos muy maduros». Y agregó: «Vengo de vacaciones con mis hijas, lo merecíamos. Fue un año de mucho trabajo y si bien lo disfruté, también hay cosas que me perdía, como un acto de Rufi porque ella está más grande y tiene más responsabilidades o tareas del colegio que me perdía o me olvidaba de hacer. Ahora, hay que volver a Buenos Aires y ver cómo sigue la vida. Benja trabaja mucho y si tiene la posibilidad de hacer cosas en muchos países está perfecto. También tiene muchos hijos que mantener”.