¡Cómo hizo! Pamela Pombo hizo un radical cambio de vida y la transformación de su físico fue parte primordial para ello.

La mendocina Pamela Pombo hizo un radical cambio de vida y la transformación de su físico fue parte primordial para ello. Alejada de la tele y del ambiente, la Pombo dedica su tiempo por completo al fisicoculturismo.

«Dejé de disfrutar el hecho de ir a los programas y estar en el ambiente. Yo soy de las que creen que la vida es una sola, que hay que disfrutarla y vivirla como te gusta. Esto me encanta, me apasiona, la paso bien y lo disfruto», le dijo Pamela a Infobae en una entrevista exclusiva.

Pamela Pombo saltó a la fama en 2011 como una de las «hermanas Pombo».

Durante un tiempo era figura obligada en las obras de teatro y los programas faranduleros hasta que descubrió que el mundo artístico no era lo suyo y se apartó para volver a dedicarse al deporte.

Cuando estaba en lo mejor de su carrera como voleibolista, se le rompió el ligamento cruzado anterior. Pudo volver después de operarse pero volvió a lesionarse.

«Un tío deportólogo me sugirió que siguiera entrenando para obtener masa muscular y de esa manera poder sostener lar articulaciones», contó y siguió la recomendación al pie de la letra.

«Me gustó la mutación de verme mucho mejor. A pesar de que ya era deportista y tenía un cuerpo firme, me empezó a gustar tener más piernas y más glúteos. Yo tengo una cintura chica y me gustaba cómo se veía la línea y la forma del cuerpo», relata la mendocina que en medio de esa transformación de su figura descubrió el «Bikini fitness»: chicas atléticas que se nota que van al gimnasio y que tienen apenas un tono muscular.

El amor la llevó para el lado del fisicoculturismo. Se puso de novia en 2014 con el campeón argentino y sudamericano Gerardo Repollo, quien la acompañó y la entrenó para competir.

Para eso, debió cambiar su rutina alimenticia: «Una semana antes de cada competencia no se puede comer chatarra, golosinas, ni helado, tampoco podía tener permitidos. Así que saqué todo eso e hice una dieta a base de proteínas con poco porcentaje de hidratos de carbono. Comí pollo, carnes rojas y un poco de papa». El esfuerzo tuvo su premio: obtuvo el primer puesto en su categoría en su debut como fisicoculturista.

«Me ordené un poquito más con las comidas. Venía comiendo cuatro veces al día e incorporé dos más. De esa forma, se acelera el metabolismo, lo que genera que se queme más grasa y al ingerir más proteínas se desarrolla masa muscular haciendo fuerza en el gimnasio», explica.

Ya como profesional se consagró en torneos locales e internacionales en los que salió primera en su categoría Campeonato Argentino, Campeonato Sudamericano, Arnold Classic Brasil, Súper Show Chile, entre otros. También viajó al Mr. Olympia de Las Vegas en dos ocasiones quedando en el sexto y séptimo puesto entre 25 atletas.

Cómo es su dieta cuando compite

«En la semana hago seis comidas, de las cuales cinco son pollo con ensalada. Y en la primera, es decir, el desayuno, es una tortilla de batata que acompaño con un café negro», cuenta y amplía su receta: 100 gramos de batata cocinadas al horno, luego a la sartén con seis claras de huevo y una yema.

Acompaña su alimentación con suplementos dietarios naturales de un laboratorio de Paraguay que la convocó luego de una competencia.

Consumo proteína en polvo, también un pre entreno que me brinda energía y fuerza para entrenar, y algún quemador natural que lo tomo media hora antes de ir al gimnasio», detalla quien toma dos litros de agua por día.