Cinthia Fernández protagonizó un escándalo en la escuela donde acuden sus hijas: “Le golpeé la ventana del auto y le…”

El violento hecho se produjo cuando Cinthia Fernández fue a la escuela de sus hijas dado que una se encontraba descompuesta. Al acudir de emergencia, la mediática estacionó en un sector que evitó la salida de otra mamá. Por eso, empezó insultar a la bailarina y ella también reaccionó de manera agresiva.

Durante el programa Confrontados, Carlos Monti reveló el escandaloso hecho que implicó presencia policial porque “parece que Cinthia se le fue al humo a la madre, la empezó a insultar, golpear y patear la puerta del auto”.

Luego del conflicto, Cinthia Fernández confirmó en Ciudad el exabrupto y detalló que luego de recibir el llamado de urgencia “no demoré dos horas como dijeron”. y recordó que “me llamaron del colegio porque Bella estaba descompuesta, estaba con vómitos y se había quedado dormida”.

Hijas de Cinthia Fernández en el primer día de clases.
Hijas de Cinthia Fernández en el primer día de clases.

 

“Cuando llegué estacioné donde se ponen los autos en caso de emergencia, al lado de una ambulancia entre unos conos. Entonces, cuando fui a buscar a mi hija, una madre me dijo de todo, pero porque era yo ya que no obstruir ningún paso. Me dijo ‘esta pu… de mier.. que estaciona donde quiere’”, indicó.

Por tal motivo, Cinthia Fernández aseguró que “me atacan a propósito por ser de la tele. Ella habrá pensado que estacioné ahí por privilegios, entonces me dijo una sarta de guarangadas que no me gustó. Entonces, cargué a la nena en el auto, estacioné al lado de la camioneta de la mujer que me insultó y le golpeé fuerte el vidrio”.

Cinthia Fernández junto a sus hijas.

 

“Le dije “bajate, vení y arreglamos las cosas, no me vas a insultar gratis. Estacioné ahí porque tengo a mi hija atrás descompuesta”. Además, tenía que salir con las otras nenas, y las tres mochilas, era una urgencia”, recordó.

Ante la pelea, Cinthia Fernández reconoció que no había menores a su alrededor y reconoció que “fui con todo a golpearle la ventana, y se pegó flor de cagaz….porque estaba pelotudeando con el celular”.

A su vez, aclaró que ante su reacción la mamá de la escuela no bajó el vidrio y “nunca le pateé el auto, pero de haberlo hecho no me hubiera arrepentido. Es típico, me la banco. Se piensan que tengo privilegios, pero soy una madre más en el colegio”, remarcó.

Finalmente, indicó que la policía siempre está en el lugar por seguridad e intentaron calmarla. Sin embargo, aseguró que “con la Policía no tuve problemas, no me calmaron. Soy adulta y no me tiene que calmar nadie”.