Carmen Barbieri: “Todos los días le rezo a la virgen”

Mientras transita la cuarentena en su hogar, la capocómica vigila la evolución en la salud de su único hijo

Los últimos años no fueron fáciles para Carmen Luz Barbieri que perdió a su mamá y tiempo después a quien fuera su gran amor, su ex marido Santiago Bal. Una vez vez que repuntó, pudo enfocarse en su carrera, la producción de sus shows como también la actuación en los mismos.

Este verano, mientras se desempeñaba en la temporada, recibió la terrible noticia que Federico, su hijo, tiene cáncer de intestinos y debió iniciar un tratamiento oncológico para enfrentar la temida enfermedad.

En la actualidad, la vedette cumple con la cuarentena obligatoria impuesta por el gobierno nacional por la expansión del coronavirus mientras acompaña como puede a su hijo. Al respecto afirmó “Se cumplieron dos semanas este miércoles de rayos y quimio. En total son 6 semanas con pastillas de lunes a viernes. El tratamiento consta 10 minutos de rayos, y pastillas. “La verdad que el tratamiento lo cansa mucho, lo tira en la cama, duerme tres horas y mientras Sofía, que es un angel de mujer, es un ser maravilloso, le hace la comida, también sé que le da dolores de cabeza pero todos me dicen que es normal. El esta con mucha fé y fuerza y así me siento yo también”.

Vale mencionar que Santiago y su padre sufrieron la misma patología a la exacta edad que tiene Federico por lo que Carmen a asistido a este mismo panorama en más de una vez. Asimismo la mujer no baja los brazos, sigue en pie, reza todos los días “Ahora sólo espero que termine la cuarentena para poder abrazar a mi hijo porque sólo nos vemos mediante un vidrio como le conté en llamados anteriores. Por suerte Fede no perdió pelo quizás no lo pierda. Los médicos son muy cuidadosos y lo hacen pasar por otro lado para que no vea a otros enfermos porque lo importante es que no se deprima. Tengo una tristeza muy grande. Le están dando con artillería pesada. Rezo todo el tiempo, todos los días a la virgen, mi prima, mi familia, todos rezan para que el tumor se reduzca, desaparezca o lo puedan operar. Santiago no murió de cáncer, sino de EPOC, tenía la salud muy deteriorada, venció 18 batallas contra el cáncer y sé que mi hijo va a sanar, va a estar bien, sé que va a vencer y claro que vamos a estar bien, trabajar juntos y hacer todo lo que hacíamos antes”