Carhué: con 17 años, desarrollaron una app para diabéticos

Sus creadores, Matías Carpintini y Joaquín Castañeira, quieren mejorar la vida a quienes padecen esta enfermedad.

Matías es diabético. En su casa, en realidad, tres de cuatro personas lo son: su papá incluso tiene la enfermedad desde muy pequeño y él siempre se planteó lo engorroso que era para su padre tener que anotar las mediciones de glucosa en forma diaria y tener que concurrir después al médico con esos números.

Matías tiene 17 años, lo mismo que Joaquín; ambos están en el último año de la escuela secundaria en Carhué. Pero recién hace unas semanas se hicieron realmente conocidos en la ciudad, cuando se supo del proyecto en el que estaban trabajando.

Matías es programador/emprendedor; Joaquín pensaba en estudiar ingeniería electrónica, pero a partir del ruido que generó este proyecto, lo está pensando mejor. Juntos llevan adelante la plataforma Diabecarp, que viene creciendo en usuarios en forma constante, que en los últimos meses ha recibido aportes privados y hasta les ha permitido asociarse con una firma mexicana para viajar a aquel país y continuar desarrollando la app.


Matías (izq.) y Joaquín. El uso de la app ya se ha extendido y constantemente reciben nuevas consultas e ideas.

 

Más allá de las facilidades que la aplicación puede dar a alguien que padece diabetes, sus creadores consideran que el principal uso que tiene es el aporte de información sobre la enfermedad, sobre todo para aquellos que tienen total desconocimiento sobre ella.

“Vi el problema que tenía mi papá con su enfermedad, lo pasé a código (de programación) y surgió la primera versión de la plataforma -cuenta Matías Carpintini a La Nueva.-. Al poco tiempo se sumó Joaquín (Castañeira) al proyecto”.

El problema, dicen, es que la mayoría de las aplicaciones que existen, pertenece a fabricantes de medidores de glucosa y no se enfocan en la necesidad de información sobre la enfermedad que tiene el usuario.

 

“En cambio, queremos centrarnos sobre la educación, creando un foro o comunidad para que la gente pueda interactuar; funcionará en forma similar a una red social. También incorporaremos una herramienta que permitirá cargar el nivel actual de glucemia, un deporte y nos va a decir si podemos practicarlo o cuándo tenemos que parar”, comenta Joaquín.

El crecimiento de la app, aseguran, se fue dando empujado por el boca en boca y las recomendaciones que se iban haciendo dentro de distintos foros. Día a día se van sumando usuarios, adherentes y algunas empresas; recientemente firmaron un convenio con una de México que brinda charlas y asesoramiento médico en línea.

“Hay otras apps de este tipo. Nosotros tratamos de diferenciarnos en la visión de desarrollar algo que pueda aprender del usuario e incluso ayudarlo en momentos de emergencia o riesgo de hiper/hipoglucemia”, dice Matías.

Como en la mayoría de estas apps, se puede contar con un usuario gratuito y otro pago. En el primero de los casos se podrán gestionar los datos de mediciones propias de glucosa, compartirlos con el médico y hasta consultar un mapa solidario de insumos. También se podrá consultar si se puede hacer un deporte determinado, qué comer de acuerdo a un determinado nivel de azúcar en sangre o saber dónde se pueden comprar alimentos bajos en carbohidratos, entre otras cosas.

 

La versión paga -entre 2 y 4 dólares mensuales- enfoca fuertemente la parte educativa y de acceso a la información, con cursos online o acceso a otras herramientas.

“Nos ha pasado que la gente nos consulta a nosotros directamente qué tienen que hacer, porque acaban de enterarse que son diabéticos. Entonces, no queremos que jueguen con su salud; si hay desinformación, deben hablar con especialistas, psicólogos o nutricionistas, por ejemplo”, explican.

El proyecto viene desarrollándose desde hace un año y medio, con un parate de unos meses y un replanteo de la plataforma para relanzarla este viernes.

“La mayor interacción se da a través del celular. Aparte, el plan free permite el acceso a lo más importante de la aplicación -cuenta Joaquín-. Pero nosotros buscamos hacer más: queremos educar al usuario”.

 

La plataforma web, con versiones paga y gratuita

 

La aplicación está disponible para dispositivos móviles que funcionen con Android y puede descargarse gratuitamente desde la Play Store.

Existe una versión gratuita y otra paga de la app, aunque en la primera de ellas ya se puede acceder a varias de las herramientas ofrecidas. Eso sí, ambas requieren registrar un usuario.

El próximo viernes se realizará el lanzamiento de la versión 2.0 de la plataforma web. Puede accederse a ella a través de la página www.diabecarp.com.