Axel Kicillof, y el “Cuento del Clío”; Viaja en un Volkswagen Vento y cuando llega a destino, trata de mostrarse más austero en un Renault Clío.

Aquellos que pensaban que los muchachos del “Vamo a volve”  lo harían de una manera diferente a lo que fueron, pues para nada será así. Hace unos días pudimos ver un informe presentado por el periodista Jorge Lanata donde en una oficina del Instituto Patria, un empleado encontró y se quedó con 100 mil dólares.

Muchos, hablan que sería de la oficina de Máximo Kirchner, pero la verdad  a quien pertenecía, pasa a segundo plano. Porque la gran pregunta es…¿Les sirvió de algo todos los “errores” cometidos en el pasado, o seguirá igual o peor y van por todo y por todos?

Mientras el hombre que dejó un país desastroso en lo económico y que hoy pareciera ser la solución, intenta  convertirse en un emblema de una campaña que llaman “uruguaya”: rutera, matera y austera. Pero no queridos lectores de Ciudad Noticias.

En su paso por la ciudad de Coronel Suarez, la semana pasada, el candidato a Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, se lo vio bajar de un vehículo,  Volkswagen Vento y a metros, lo esperaba el famoso RENAULT CLIO.

La imagen nos llegó gracias a una persona que estuvo haciendo guardia y           que deja en evidencias que la muy probable vuelta del kirchnerismo, será peor, de lo que vivimos durante la denominada década ganada.

Por otro lado, como casi todo orquestado, había medios que son afines a los “K”, que mostraron los zapatos del candidato que disputara la gobernación con María E. Vidal, los cuales se los veían bastante deteriorado, pero no es ni más ni menos, para que esos medios, hagan circular una apariencia de austeridad inexistente.

El kirchnerismo aún no ganó, seguramente suceda, pero la sociedad no encontró las respuestas en la economía y no les bastó las miles de obras en marcha y aquellas apunto de comenzar que les ha solucionado la vida a muchos ciudadanos de todo el territorio provincial.

Pero no pensemos que la solución llegará. Hay otros intereses para los “K”.

Quedarse con los medios, coartar la Libertad de Expresión, manejar el Poder Judicial y meter presos a aquellos que lucharon contra la corrupción.

Argentina a partir del 10 de diciembre, va rumbo a estrellarse definitivamente.