A pesar de que aún tiene coronavirus, Donald Trump ya trabaja en la Casa Blanca

El presidente de los Estados Unidos estuvo tres días internado por coronavirus y este miércoles retomó sus actividades en el Salón Oval de la Casa Blanca.

Donald Trump

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, retomó este miércoles su agenda de trabajo tras estar tres noches internado en el Hospital Militar Walter Reed de Maryland para recibir tratamiento por coronavirus. Ya en la Oficina Oval de la Casa Blanca, el mandatario quedó a metros de decenas de asesores y periodistas en un espacio reducido cuando ni siquiera cumplió con la cuarentena esperable.

Donald Trump volvió a dar muestras de su tozudez al cumplir su primera jornada laboral en el despacho presidencial, que es un espacio reducido ubicado en el ala oeste de la Casa Blanca junto al que pululan decenas de personas que quedaron, de hecho, en peligro de contagiarse coronavirus.

“Hola, quizás me reconozcan, soy su presidente favorito”, expresó Trump en un video publicado en su perfil de Twitter esta tarde en el que contó cómo fue su internación.

“Podría haberme quedado en la Casa Blanca, pero los médicos me dijeron ‘como sos el Presidente, hagámoslo’. Y yo dije ‘está bien’. Tenemos los mejores médicos, las mejores enfermeras, auxiliares, policía, bomberos, todo”, aseguró el mandatario antes de afirmar que no tuvo fiebre alta.

“Durante un corto período me dieron ‘Regeneron’, se llama así, y otras cosas más, pero yo creo que esto fue clave. Fue increíble, me sentí bien en seguida”, relató.

Trump se esforzó por decir que el país contará en breve con el cóctel similar al que le dieron a él, “y si estás en el hospital sintiéndote muy mal te lo van a dar gratis, en especial si sos adulto mayor”, agregó.

Según informó en un comunicado el médico Sean Conley, el presidente de los Estados Unidos no tiene síntomas de coronavirus desde hace 24 horas ni fiebre desde hace cuatro días.

Sin embargo, un funcionario de la Casa Blanca dijo a la cadena de noticias CNN que los problemas de salud del mandatario de 74 años persisten.

Mientras tanto, al menos 23 personas entre funcionarios, asesores y periodistas acreditados en la Casa Blanca ya dieron positivo por coronavirus.