10D: la nueva forma de hacer política y el fin a vivir “de la teta del estado”

En anteriores artículos hemos referido en ciudadnoticias.com , el aire de cambio que trae la política joven de la mano del electo intendente que se impuso con el Frente Cambiemos en las elecciones municipales: el 10D no será un día más para la localidad de Saavedra. No es casual la decisión del vencedor de Hugo Corvatta elegir al último “bastión peronista”, un pueblo que fue cabecera del distrito y desde el regreso de la democracia en 1983, jamás un jefe comunal asumió en la localidad homónima u otra de las que conforman el distrito creado en 1891.

Pero, algo más contemporáneo , hace 86 años que una ley arrebató a los saavedrenses la cabecera, en medio de intensas pujas en la Legislatura y con réplicas en el pago chico. Pero volviendo al 10D, será un día histórico, donde por primera vez el intendente dirá “Sí juro” en el pueblo ferroviario, el mismo dividido por dos escuelas, dos clubes, las vías “de un lado y del otro” y la “grieta “eterna de los habitantes.

Notararigo sabe de nuevas y modernas formas de hacer política, lo que permite a su partido ingresar nuevos exponentes, con renovación y buen manejo en el mundo virtual, en las redes sociales por donde hoy está todo. Un intendente que demuestra en sus primeros pasos antes de asumir, que buscará austeridad, no acomodo ni amiguismo, valiéndose de la capacidad de mujeres y hombres que conformarán su gabinete y con expectativa de los habitantes de dejar la obsecuencia y el kirchnerismo “chupamedias” a las autoridades distritales que se van en cuatro días.

Porque en 2003 se construyó una unidad carcelaria que “salvó a la localidad” parece ser lo único que vale para evaluar la capacidad de un intendente, que pensó que podía buscar su tercer mandato. La importancia de nuevos vientos de parte de Notararigo trae a la reflexión que “la política es para servir y no para servirse de ella”, como lo ha hecho el delegado Luis Gribaldo y otros atornillados en sus sillas.

Gribaldo en 2017 dijo que si perdía en las legislativas se “iba a casita que llueve…”. Bueno, hay que recordarle, que ya paró hace rato de llover. Fue Corvatta que lo puso de delegado para darle dos años más de mamar “de la teta del estado”. Cuando ganó Notararigo , días posteriores en medio de la danza de nombres, fueron incesantes las pretensiones de Gribaldo para que designen a su señora al frente del sillón de la delegación municipal, claro que no prosperó , porque Notararigo hace prevalecer otras cuestiones, y no el dedo. El 10D quedará en la memoria del pueblo porque se producirá la primera investidura en Saavedra de un intendente. Y porque tal vez sea el fin de los acomodos y habrá que volver al llano, como Luis Gribaldo y otros/as.