Gremios docentes aceptaron la propuesta salarial

Todos los sindicatos, por unanimidad, comunicarán el aval a la oferta de aumento del 27,4% con cláusula gatillo que realizó la semana pasada el Poder Ejecutivo 

Finalmente los gremios docentes de la Provincia de Buenos Aires confirmaron la aceptación a la última propuesta salarial que realizó el gobierno bonaerense la semana pasada.

En las últimas horas, los gremios realizaron distintos plenarios para analizar en detalles la propuesta y la postura de los afiliados se inclinó mayoritariamente al acuerdo.

La presidenta de la FEB, Mirta Petrocini, detalló que “los docentes consideraron que, a través de la lucha, pudimos perforar el techo salarial del 17% inicial que pretendía instalar el Gobierno, consolidar un incremento al básico de un 24% que perciben también los jubilados y un aumento de bolsillo del 27,5%”.

Consideró que “es muy importante romper con el intento de cerrar un acuerdo paritario por tres años, que en la práctica significaba terminar con la paritaria del sector, y que el presentismo no fuera una variable más del componente salarial, sino una discusión pedagógica que queremos discutir con las autoridades”.

Petrocini sostuvo que “a pesar de la aceptación, los congresales volvieron a transmitir su profundo malestar por las descalificaciones e intento de deslegitimar la lucha, que incluyeron descuentos, desprestigio hacia la tarea y hacia la representatividad, agresiones verbales, voluntariado, entre otros”.

La propuesta

La propuesta del Poder Ejecutivo bonaerense consiste en un aumento salarial para el corriente año del 21,5%, a pagar en tres cuotas retroactivas a los meses de enero (4,5%), marzo (6%) y abril (11%). De esta manera, el salario inicial de aquel docente que posee un cargo de 4 horas y que no tiene antigüedad pasará a ser de $12.151, mientras que el salario promedio llegará, a fines de este año, a $23.352.

Además, se dio respuesta a uno de los pedidos realizados por el Soeme para que el premio por presentismo se aplique a modo de incentivo, y no como castigo. A su vez, se avanzó con una recomposición salarial con respecto a lo perdido por la inflación del año pasado. La propuesta oficial consiste en que las dos sumas que se pagaron de anticipo en el primer semestre (de entre $1.000 y $2.500 según los rangos salariales) queden a cuenta de 2016 y no de la paritaria de este año. Además, el salario inicial de cierre del pasado año quedó en $10.000. A eso se le suma que el ofrecimiento incluye dos cláusulas gatillo para la mejora de los salarios de los trabajadores.

Desde Nación se abonará en concepto de material didáctico dos cuotas de $800 que se acreditarán en los meses de agosto y septiembre, así como también el sostenimiento de una nueva reunión en el último mes del año para analizar el progreso inflacionario.

La oferta en general, sumando este año y el cierre de 2016, ronda el 24%, y con las dos cláusulas gatillo establecidas llegaría al 27,4%.

A diferencia de las anteriores propuestas, ahora el aumento impactará en mayor porcentaje sobre el básico y en los haberes de los jubilados, ya que todas las sumas son en blanco y serán cobradas por los trabajadores activos y pasivos. Desde los gremios más representativos del sector aseguran que el esquema establecido es muy similar al que fue acordado por los gremios estatales a fines del año pasado.

Comments

comments